Make your own free website on Tripod.com

VEAMOS PREGUNTAS DE OTRA ÍNDOLE

 

ïRegresar

Página principal

ðSiguiente


48‑P. ¿Existe la reencarnación y se prueba de algún modo?

 R. Sí; porque si ésta no existiera, no podría existir el progreso en ninguna de sus ramas. Si una sola existencia fuese la vida, no habría sabios de ninguna clase del saber; pues ya lo dijo Schopenhauer, para que más tarde, Kardec, lo tomara como sentencia: "Vivir, morir y volver a nacer, tal es la vida".

49.‑P. ¿Puede apreciarse aún a simple vista los progresos y la verdad de la reencarnación?

 R. Sí, pues con frecuencia vemos y oímos hablar de niños precoces que en su infancia son grandes artistas sin tener tiempo ni estudios para ello, en lo que queda demostrado que, esos espíritus, al encarnar, ya vienen sabiendo el arte u oficio que desempeñan; no habiéndolo podido aprender en su corta infancia, no podrían manifestarse, si de antes no lo supieran sus espíritus; a lo que suelen llamarlo: "Sabiduría innata".

50.‑P. ¿En qué artes u oficios son más frecuentes o visibles los casos de reencarnación del espíritu?

 

R. La música, la pintura y poesía, son los más notados, por cuanto es bien conocido los casos de niños que a los 5 años de edad, han dado conciertos de piano, tiempo imposible de aprenderlo.

 


51.‑P. ¿Dónde se ha dado algún caso de éstos?

 R. En la ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, en el mes de Diciembre de 1933, se llevaron a cabo varios conciertos de piano por una niña de 5 años; pero hay muchos de éstos en todo el mundo y no pocos tomó la religión por milagros.

52.‑P. ¿Es suficiente eso para creer en la reencarnación?

 R. Sí, porque niños vemos con suma frecuencia, que pintan, dibujan, o recitan poesías que nadie les ha enseñado en su corta edad. ¿Queréis mejor prueba de la reencarnación del espíritu?

53.‑P. ¿Por qué las religiones han ocultado tan claras verdades?

 R. Precisamente, porque con la vida eterna y continuada, es decir, con la inexistencia de la muerte, se les acaba el infierno y, adiós paraíso de los sacerdotes; porque, en realidad, el infierno, es el banco de los ministros religiosos.

54.‑P. ¿Qué es el purgatorio?

 R. Si el infierno es el banco de la religión, el purgatorio es una riquísima mina tan grande como irracional, puesto que de allí sólo se salvarían los ricos, y saldrían (que para eso pagan misas y responsos) y allí quedarían en sufrimiento, los que sus familiares no tuvieran dinero para pagar a los ministros de Dios y banqueros.   


 

 

55.‑P. ¿Luego  ¿El infierno y el purgatorio no existen?

 R. No: existen sólo en las mentes de los ignorantes y fanáticos; los que sí en realidad existen son, los mundos primitivos, de lo que claro habló Jesús cuando dijo: "La casa de mi Padre tiene muchas moradas": así pues, el espíritu del hombre va a los mundos de sus afecciones, porque nuestro Padre, corrige, no castiga, él es sólo y todo Amor.

 

 

 

56.‑P. ¿Ha presentido el hombre, en este mundo algún infierno o gloria, real o verdadera? 

R. Pregúntaselo a los millones de padres de familia que ven a sus hijos macilentos de hambre y sin ropa para cubrir sus carnes. ¿Dónde viven? ¿Queréis mayor infierno? ¿La mente humana lo ha forjado mayor? Ese es un infierno real, con todos sus horrores. Y si a ese padre se le enferma un hijo o la esposa y no se le recibe en el hospital como muchas veces ocurre y no tiene dinero para médico y medicinas, ya tiene todo junto, infierno, purgatorio y limbo, del que no saldrá por más que rece y se postre ante todos los fetiches y dioses de los cielos religiosos.

57.‑P. ¿Qué es el limbo pues?

 R. Como es absolutamente irracional pensar que un niño que desencarna antes del uso de la razón pueda pecar, le han cargado el delito (según ellos) de sus padres, que se olvidaron de bautizarlo y, allá lo mandan, donde estará hasta que alguien pague para que lo echen afuera. Por lo que podemos estar ciertos, que no existen, ni infierno, ni purgatorio, ni limbo, ni cielo, que todas las religiones explotan.

 

 

58.‑P. ¿Qué es lo que existe en verdad de esas falacias ya viejas?

 R. Eso; la falacia: ENGAÑO, FRAUDE Y MENTIRA; pero lo que existe en realidad es, la ignorancia sembrada por los sacerdotes de cualquier religión que sea, siendo ello la causa de todo el mal mundial habido en la tierra.

 

59.‑P. ¿Jesús es de origen divino?

 R. Todos los espíritus, aun los más perversos, somos de origen divino; pero Jesús, es un hombre como nosotros, en diferente grado de progreso, que por predicar el amor y la libertad de la humanidad, fue asesinado.

 

 
 

 

60.‑P. ¿Quién lo asesinó?

 R. Los sacerdotes de la religión, pues Anás y Caifás, pontífices de aquella religión eran y se abrogaron derechos divinos.

61.‑P. ¿Qué delito cometió Jesús, para merecer tal venganza?

 R. Justamente, el mismo que cometemos ahora nosotros; predicar el amor fraternal y la moral por el trabajo productivo que regenera al hombre y le da derecho al consumo.

 
 

62.‑P. ¿Puede haber algún hombre que le molesten estas tres cosas: Amor, fraternidad y trabajo?

 R. Sabemos que el amor trae el progreso; la fraternidad trae la dicha de los hombres y la moral o trabajo, trae el bienestar; y como observamos en los que se dicen sacerdotes que no son morales ni tienen amor a nadie, puesto que reniegan del ser hombres al hacer votos irracionales, (el celibato) que no cumplen, pero que se niegan a formar hogar y los molestan todas las cosas que de trabajo productivo les hablan, entendemos por esto que, el trabajo, la fraternidad y el amor, les molesta.

 

 

 

63.‑P. ¿Los sacerdotes, son enemigos del progreso entonces?

 R. No solamente del progreso, puesto que vimos perseguir a sus hombres, sino también de la humanidad de la que por el celibato reniegan; pero hay, aunque pocas, honrosas excepciones de sacerdotes virtuosos por naturaleza; no por religión.

 

 
 

 

64.‑P. ¿Jesús también nació como nosotros?

 R. No se conoce, ni hay otro medio, ni otra Ley más que la natural; creer otra cosa al respecto es absurdo y se le acusa de parcial al Creador, que no sería justo siendo parcial. 

65.‑P. ¿Luego tuvo padre y madre, igual que yo y que tú, Jesús?

 R. Exactamente lo mismo, por lo que, eso del espíritu santo, es una burda mentira que nadie que razona puede creer.

 

66.‑P. ¿Cómo se llamaban los padres de Jesús? 

R. José el Carpintero de Nazareth, patriarca, que es igual que decir, padre de 12 hijos; y María de Jericó, que con José, fue madre de 7 hijos Por lo que no fue virgen y sí madre y esposa modelo, digna de tan grande patriarca.

 
 

 

67.‑P. ¿Luego sacan de la Ley natural a María?

 R. No solamente la sacan de la Ley natural, sino que la difaman como adúltera; porque, ¿qué sería una mujer casada que tuviera hijos que no fueran de su esposo? Las leyes del matrimonio la consideran adúltera. Pues justamente eso , es lo que ha hecho la religión católica con nuestra Madre, María de Nazareth, como por Amor la llamamos y tenemos.

 

68.‑P. ¿Cómo es que siendo José esposo de María, ésta tuvo 7 hijos y José tuvo 12? 

R. José el Carpintero, cuando se casó con María, era viudo de Débora y llevó al matrimonio 5 hijos Y 7 con María son los 12 hijos.

 

 
 

 

 

69.‑P. ¿Cómo nos dicen, que tanto José como María tenían hecho voto de castidad?

 R. La castidad la tenían en su espíritu que es el que debe ser puro. Pero, ¿acaso no pueden ser castos los esposos por muchos hijos que engendren? Mas ¿cómo merecería José el título de patriarca si fuese un célibe, siendo que, desde el tiempo de Shet, era un título de honor para aquellos que tuvieran 12 hijos? Luego, si tuvo tal título, es porque tuvo los 12 hijos. Y si María, tuvo 7, fue por obra y gracia de su esposo José. Honremos a José y María y coloquémosles en el lugar de padres que la religión les ha quitado.

70.‑P. ¿Cómo se llamaron los hijos que tuvo María con José?

R. El primero fue Jesús: le siguen Efraín, Elizabetta, José, Andrea, Ana y Jaime; por ello es madre proficua, noble y grande.

 71.‑P. ¿Por qué es grande?

R. Porque sabiendo bien que Jesús, por sus prédicas sería asesinado por los enemigos de la libertad, no vaciló en acompañarlo y hacer suyas las doctrinas de Amor y libertad de su hijo, que aun hoy, pocos son los hombres dispuestos a amarse como hermanos que somos, como él nos enseñó.

 

 
 

72.‑P. ¿Qué otra encarnación digna de mención confirma el Espiritismo, que haya tenido María?

 

R. María no. Nuestra madre en la raza; todas sus existencias son dignas de mención; pero la primera en la tierra fue Eva y la última María, que entre las dos, valen por todas.

 

73.‑P. ¿Sufre mucho su espíritu con el apodo que la saca de la ley natural cuando la llaman virgen?

 

R. Sí, mucho, muchísimo ha sufrido como lo tiene dicho; pero ya somos muchos los que la amamos y la ponemos en el lugar de la madre mayor, digna de un hijo mártir por amor como fue Jesús, y no menos sabios otros de sus hijos, por lo que prometemos no denigrar a nuestra madre Eva ‑ María, que vive entre nosotros como reina del amor y no reina de los cielos que es falacia religiosa.

 

 
 

 

74.‑P. ¿Jesús fundó iglesia o religión? ...

 

R. No fundó ninguna, puesto que vino a destruir todas las que existían y lo demostró cuando sacó a latigazos a los sacerdotes del templo; pero más se confirma, siendo asesinado por los sacerdotes.

 

75.‑P. ¿Cómo las religiones dicen que fue a los mercaderes a los que sacó del templo?

 

R. ¿Acaso los sacerdotes no son mercaderes de las cosas que llaman divinas? No otra cosa puede decirse de los que a sabiendas ciegan a la humanidad conduciéndola por un camino errado, con el solo fin de lucrar de la ignorancia para venderles fetiches y hasta el cielo.

 

 

76.‑P. ¿Qué nombre encuadra bien a esos delitos?

 

R. Perversidad: y voy a discurrir. Imaginarse que un día de fuerte calor vas caminando por el campo y la sed te agobia; encuentras a tu paso un hombre al que le preguntas dónde podrías encontrar agua y te indica un camino diferente al que la encontrarías y te expone a, morir de sed y mueres. ¿Quién es el causante de tu muerte? Sin duda es aquel que te indicó el camino equivocado. Ya, en la agonía, en desdoblamiento de tu espíritu, ves cerca de donde estabas una fuente, que a seguir por el camino que llevabas, hubieras aplacado la sed; maldecirás al que te engañó, pero no te has evitado el dolor de morir abrasado, por causa de aquel perverso que torció tu camino. Eso es lo que hacen todos los sacerdotes de cualquier religión que sean: engañarte, desviarte del camino, y lo que es peor, a sabiendas; por lo que, su acción se llama, perversidad.

 

 

 
 

77.‑P. ¿Cuándo nació Jesús?

 

R. Jesús nació el día 4 de Diciembre de nuestros años y no el 24 como nos ha enseñado la religión católica: Según la mitología, todos los Dioses los hacían nacer el 24 de Diciembre; por lo cual al hacer Dios a Jesús, lo hacen también un Mito.

 

 

 

78.‑P. ¿Jesús, nació en Belén?

 

R. No. En Nazareth, y aunque hay historia, fijémonos en que se llamó Jesús de Nazareth, y Jesús el Galileo; no puede ser de Belén, porque, en aquel tiempo que aún no había apellidos, servía de tal, el lugar de nacimiento; pero repito que hay historia.

 

 
 

79.‑P. ¿Jesús murió en la cruz?

R. No. Jesús murió en la Escuela Esénica a donde fue llevado por José de Arimatea, a los 88 días después de la crucifixión. Pero este punto culminante, como todos los de Jesús, en la "Filosofía Austera Racional", están documentados.

 

 

Inicio

Página principal

ðSiguiente